Santa Cruz de la Sierra
15 Noviembre 2016

“Qué detallista eres, me encantan tus detalles”, le contesté luego de leer sus comentarios sobre una de mis participaciones en televisión.

Me encantó que no tan sólo observara el contenido de mi narrativa, sino también hasta el más mínimo detalle de mi todo. Desde cómo iba vestida, peinada, maquillada, en fin, decorada.

Mas la realidad es que, en el fondo de mi corazón, le hubiera escrito lo siguiente: “qué detallista eres, me encantan tus detalles, ¡me encantas tú!”

Pero, no lo hice. Es más, no lo he hecho todavía, lo confieso. Es fácil imaginarme en sus brazos, jugando con su larga cabellera y palpando su cuerpo, robusto como es, enterito de arriba abajo.

Recrear sus manos sobre mi falda, pecho, en mi cintura y debajo de ella. Me excito con tan sólo imaginar sus besos y caricias, y cuán detallista será haciendo el amor. No, mejor no me confundo, teniendo sexo.

Son de esos gustos que una se quiere dar, por el bien de la salud física y emocional y sí, del buen humor y la mucha dopamina.

Si son tantos los beneficios del sexo, ¿por qué privarse? ¿Por qué evadirlo, o peor aún renunciar a ello, como hacen tantas?

Mujeres que me confiesan disfrutan sus orgasmos en sueños, sí, mientras duermen porque despiertas jamás. Inverosímil, digo yo.

Por mi parte, nunca he renunciado a ello, jamás, que yo recuerde y sí me acuerdo bien.

Unas veces más, otras menos, algunas dignas de repetir, otras no tanto, pero siempre activa. No, mejor dicho, muy activa.

Todo empezó desde pequeña. Desde que, no sé cómo, descubrí ese placer, ese gusto tan gustoso y placentero que luego descubrí se relaciona con el sexo. Palabra que jamás escuché en mi hogar, menos aún fue explicada. Yo sé que lo traigo de antes, de otras vidas. Es más, de Grecia, digo yo y es que esa imagen de estar caminando en el templo, entre columnas, mirando al mar, mi mar, no se aparta de mi mente.

En esa vida creo que yo era como una diosa del amor y ese gran día, ese día  que tanto recreo me tocaba enseñarle a las doncellas y mujeres de la corte el arte de la seducción y del buen sexo.

Seducción que no tiene nada que ver con fetiches y otros elementos externos alegóricos al sexo comercial.

Seducción que viene de adentro, de ese mundo interno bien cultivado, que tenemos todas, y que se manifiesta en lo externo y está presente en todo lo que hacemos, incluyendo el sexo y, sí, también el amor.

Tal parece que llevo muchas vidas cultivándome para disfrutarlo a plenitud, de esta santa manera, tanto, tanto.

Por eso hoy se me hace tan fácil hablarlo, explicarlo y disfrutarlo. Es muy fina esa línea entre la prudencia, los debería y los anhelos del corazón.

Y si bien es cierto que no somos animalitos salvajes copulando a diestra y siniestra, igual de cierto es que una vez al año no hace daño, una vez al mes hace bien y una vez a la semana porque me da la gana. Digo, creo que así fue que me ensenó la frase mi ahijada Natalia. No estoy muy segura, pero era algo así. Y yo le añado que una vez al día para mi alegría.

Si son tantos los beneficios del sexo, ¿por qué privarse? ¿Por qué evadirlo, o peor aún renunciar a ello, como hacen tantas?

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

10 Noviembre 2016

Claro lo dijo Ednita Nazario en su tema “Más mala que tú”: “Yo también te mentí, yo también traicioné, el sabor del pecado en tu ausencia probé, fui más mala que tú”.

Hay mujeres que no pueden lidiar con el dolor que les produce el que sus parejas les sean infieles, por lo que optan por pagarles con la misma moneda.

Ese fue el caso de Isabel Mojica, quien llevaba un año de relación con Daniel Torres, su primer novio formal, cuando descubrió que éste le estaba siendo infiel.

 “Durante ese tiempo veía muchos comportamientos extraños, pero como era tan jovencita no tenía malicia. Pero veía los juegos con el celular, cosas nebulosas y cómo lo escondía. Mujer celosa al fin y en desconfianza me puse a buscar y a buscar hasta que un día conseguí acceso a su cuenta de celular. Allí pude ver todas las horas, llamadas y mensajes de texto que tenía con otro número.

“Me puse a atar cabos y llamé a ese número y supe que era de una mujer. Con las llamadas y saber que el número era de una mujer ya no necesitaba nada más. Luego lo confronté y lo dejé”, relató Isabel, que hoy es vendedora.

Pero la cosa no quedó ahí. Daniel le pidió perdón y le suplicó que le diera otra oportunidad, pues aseguraba que la relación con la otra chica no había tenido importancia. Sin embargo, aunque Isabel aceptó continuar jamás volvió a ser lo mismo para ella.

“Como lo quería, había sido el primer hombre con el que tuve relaciones y lo vi arrepentido, pues volví con él. Pero ya estaba desencantada, ya no había confianza y con todas las amigas de él pensaba que me engañaba.

“Mi comportamiento cambió por completo y cuando conocía muchachos y me preguntaban si tenía novio, les decía que no, o si les decía que tenía novio, no dejaba el coqueteo. Ya no me importaba y con todos los que tuve chance, lo engañé”, relató Isabel.

Sin embargo, el ojo por ojo diente por diente puede a la larga ser más perjudicial para quien lo aplica, que para quien es infiel primero en la pareja, según destaca el consejero de parejas Joel Ventura.

La infidelidad es un evento traumático y por lo tanto provocará fuertes emociones que hay que saber manejar o buscar ayuda para lidiar con ellas, asegura el experto.

“El trauma cambia el cerebro, hay dos áreas que se ven afectadas. El primero es el sistema límbico o sistema de recompensa. Esa es la parte más primitiva que tenemos en el cerebro y es la que trata de ayudarnos a sobrevivir y lo hace tratando de evitar el dolor o repitiendo el placer. A veces el placer nos ayuda a manejar el dolor, y allí está el peligro de esto, al no trabajar un trauma, no sanar unas heridas y tomar decisiones como éstas de ‘no me lo vuelven hacer’, ‘no confío en lo hombres’, y llevar una vida de venganza y promiscua. Y al ser el sexo tan placentero, pero hacerlo de forma desproporcionada, se puede convertir en una obsesión o una compulsión”, aseguró Ventura.

En el caso de Isabel, aunque tuvo una larga etapa de serle infiel a Daniel, la manera en que más la marcó negativamente fue en que perdió totalmente la confianza en los hombres y se afectó su autoestima.

 “Se queda como un trauma, una inseguridad que creo que todos los hombres me van a ser infieles en algún momento. Cuando me enteré de lo de mi novio me puse bien flaca, pensaba ‘qué hice, qué no di’. Luego, empecé a arreglarme más y cuando me echaban flores me sentía bien, porque me sentía tan mal por él que cuando un hombre me hacía cumplidos se sentía bien. Porque cuando para colmo te las pegan con alguien más feo, es como que, ¿en serio?”, dijo Isabel.

Ventura asegura que la venganza también desencadenará otras consecuencias, pues además de afectar a la persona que es infiel también creará problemas de inseguridad y autoestima en la persona que fue infiel originalmente, situaciones que seguramente arrastrará esa experiencia.

Al consejero le consta por su práctica que es posible que una pareja logre restaurar su relación después de vivir esta experiencia.

“He visto milagros de caso de cómo han podido restaurar el matrimonio y la confianza, pero bajo ciertas circunstancias. Si la parte que me hizo daño está en la disposición, y no solo de palabra, de hacer enmiendas y detener el comportamiento. Siempre y cuando sea así, y la mujer que haya sido herida esté dispuesta a trabajarlo y darle la oportunidad y si él se compromete sí, de otra forma no”, aseguró Ventura.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

07 Noviembre 2016

Un estudio de la Universidad de Wilkes en Pensilvania, Estados Unidos, reveló hace tiempo que una vida sexual activa podría ayudar al cuerpo a protegerse de determinadas enfermedades, así como también aliviar otras. Sin embargo, según los expertos, hay tres cosas muy importantes que las mujeres deben evitar hacer luego de un encuentro sexual con su pareja. Y, aunque prestar atención a estas acciones en el momento posterior a la finalización del acto no parece ser la idea más romántica, es imprescindible para la salud física íntima femenina.

Pero ¿cuál es la razón? Según la ginecóloga estadounidense Leslie E. F. Page, "cuando los tejidos vaginales se lubrican e hinchan debido a la fricción producida por los movimientos usuales del acto sexual, hay un cambio en cómo ese tejido reacciona ante el ambiente. Ante todo, hay un riesgo exponencialmente mayor a contraer infecciones".

Usar jabón

Si se siente la necesidad de bañarse o refrescarse, no hay que usar jabón. Aunque en principio parezca una buena idea, lavar con jabón o con algún otro tipo de gel de ducha las partes íntimas femeninas podría causar más daño de lo que uno se imagina. No sólo se puede generar una reacción alérgica si la piel se encuentra más sensible a los químicos de estos productos, sino que también "usar jabón puede llevar a irritación y resequedad vaginal", según el médico ginecólogo Robert Wool. "La vagina es un órgano autolimpiante, y se debe tratar con mucho cuidado", agregó Page.

Olvidarse de orinar

Cuando una mujer tiene relaciones, hay varias bacterias que pueden llegar a alojarse en la vejiga. "Esto puede resultar en infecciones de la vejiga que se presentan y manifiestan luego del acto sexual", advirtió Wool. "Después uno puede quedarse abrazado todo lo que quiera, pero es importante orinar dentro de la hora luego del encuentro".

Relajarse en un hidromasaje

¿Qué actividad más placentera que relajarse en un hidromasaje luego del coito? Sin embargo, es una actividad que hay que evitar a toda costa para salvaguardar la integridad física de las partes íntimas femeninas. Meterse en un hidromasaje con agua caliente junto a la pareja significa una exposición a la bacteria que se encuentra en su cuerpo. "Cuando la vulva se hincha como respuesta al estímulo sexual, se revela la apertura de la vagina, lo que quiere decir que hay una mayor probabilidad de contraer infecciones de todo tipo", aseguró Page.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

28 Octubre 2016

Las relaciones íntimas tienen un impacto en el cuerpo que va mucho más allá del placer del momento. Un ya célebre estudio de la Universidad de Wilkes en Pennsylvania, Estados Unidos, reveló hace tiempo que una vida sexual activa podría ayudar al cuerpo a protegerse de determinadas enfermedades, así como también aliviar otras. Según esa investigación, pionera en la materia, tener sexo al menos dos veces a la semana es suficiente para obtener numerosos beneficios para la salud mental y también física.

Con el tiempo, numerosos grupos científicos se enfocaron en comprender a fondo ese efecto del sexo en la salud y se encontraron con una gran cantidad de consecuencias positivas que se desprenden del encuentro íntimo con otra persona. Las consecuencias impactan en la salud previniendo ciertas enfermedades y aminorando los efectos de algunas afecciones:

1. Dolores

Una de las conclusiones más famosas de los estudios es que el sexo es un excelente analgésico natural, gracias a la liberación de oxitocina y al aumento de las endorfinas que se produce durante ese momento. Eso explica por qué luego de una relación sexual el cuerpo está más relajado y ciertos dolores como las jaquecas, los musculares o los calambres desaparecen.

"Las investigaciones más recientes descubrieron que un orgasmo puede inhibir la liberación de transmisores de dolor de la médula espinal para que no puedan llegar a las neuronas que responden al dolor", señaló Barry Komisaruk, profesor de psicología en la Universidad de Rutgers, especialista en sexo y neurociencia. "De hecho, se puede elevar el umbral del dolor tanto que el efecto equivalente en morfina es tres veces la dosis usual para aliviar el dolor", agregó.

2. Depresión

Las relaciones sexuales actúan también como un antidepresivo ya que cada orgasmo no sólo es un potente relajante físico sino también emocional. Con la enorme producción de la hormona serotonina que se produce en el cerebro durante un acto sexual, se reduce notablemente la tensión nerviosa. Según un estudio de la Universidad de Nueva York, practicar el sexo oral puede actuar como un excelente antidepresivo para las mujeres, ya que el semen contiene serotonina, melatonina y tirotropina, que son tres elementos claves para combatir la depresión.

Además, en días de poco amor propio, sentirse deseado y querido es un gran impulso y por lo tanto un potente antidepresivo. En relaciones de pareja esto es aún más efectivo que en las relaciones sexuales casuales porque el encuentro con una persona donde prime la ternura y el cariño puede ser fundamental para el humor y la felicidad. Todos estos componentes mantienen a la persona cada vez más alejada de un cuadro depresivo.

3. Insomnio

Aquellas personas que no pueden dormir así estén muy cansadas ya probaron mil y un soluciones y en muchos casos no hubo éxito. Sin embargo, tener sexo puede convertirse en una solución más eficaz que cualquier otra, gratis y completamente natural. La ciencia demostró que una de las mejores maneras para curar la falta de sueño es mantener relaciones sexuales justo antes de dormir. Eso es porque, instantes posteriores al acto, el cuerpo se ve inducido en un estado de relajación y bienestar ideal para conciliar el sueño.

Si bien este consejo sirve para todos, quienes más se benefician del sexo como terapia para dormir mejor son los hombres, que tienen una predisposición para dormir después de tener relaciones y las mujeres tienen más tendencia a experimentar una sensación calmante, gracias a las toxinas liberadas. "Para un hombre, un orgasmo poderoso es el equivalente a tomar en promedio dos o tres miligramos de diazepam (o Valium)", señaló Arun Ghosh, especialista en salud sexual del Hospital Spire de Liverpool

4. Gripe y asma

Una vida sexual activa incrementa notablemente, según diversos investigadores, la producción de los anticuerpos encargados de protegerse de las infecciones virales (inmunoglobulina A), como la gripe. Además, el sexo es un antihistamínico natural, lo que puede ser ampliamente beneficioso para afecciones como el asma.

5. Incontinencia

Cada acto sexual fortalece a través de las diferentes posiciones, diversos grupos musculares y óseos. Una zona que se beneficia especialmente es la pelvis y se evitan así las pérdidas de orina. En las mujeres, el sexo regular propicia una excepcional salud en la pelvis, reduciendo el riesgo de incontinencia relacionado con la edad. "Los músculos que detienen el flujo de la orina y la incontinencia, se benefician mucho y reducen el riesgo de tener incontinencia a corto o largo plazo", señaló el doctor Gillian Vanhegan, un portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido.

7. Enfermedades cardiovasculares

Según el estudio de la Universidad de Wilkes, para los hombres, tener una vida sexual activa se traduce en una enorme disminución del riesgo de padecer enfermedades cardíacas en un 50 por ciento. Durante el coito, el corazón late más rápido y por lo tanto aumenta el nivel de oxígeno en la sangre y el flujo sanguíneo. Estas dos respuestas naturales ayudan a prevenir la trombosis y la formación de células falciformes -que producen glóbulos rojos de forma anormal- en la sangre. En las mujeres, el sexo aumenta la producción de estrógeno, componente que también actúa contra las enfermedades del corazón.

Un estudio de la Universidad de Queen descubrió además que tener sexo tres veces por semana reduce notablemente el riesgo de sufrir un infarto. "Las endorfinas liberadas durante el sexo neutralizan las hormonas del estrés en el cuerpo, relacionadas con enfermedades cardiovasculares", dijo la doctora Lisa Turner, terapista sexual. Para la especialista, la creencia de que los infartos son comunes durante las relaciones sexuales es simplemente un mito, ya que son casos especiales donde otros factores son los culpables como el sobrepeso, la adicción al cigarrillo, entre otros.

8. Cáncer de próstata

Investigadores de la Universidad de Nottingham, descubrieron que las eyaculaciones son la respuesta corporal más importante para reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. Por este motivo, practicar sexo asiduamente es una barrera de protección ante la aparición de posibles tumores. Sin embargo, el sexo esporádico no ayuda en ese sentido, porque para que el cuerpo note este beneficio sería necesario eyacular al menos cinco veces a la semana.

9. Cáncer de mama

Una investigación realizada por la Universidad de Carolina del Norte apunta a que las mujeres que practican sexo oral tienen menos riesgo de padecer cáncer de pecho. Esto se debe a que el semen contiene vitaminas B12 y C, calcio, fósforo, magnesio, potasio, zinc, proteínas y azúcares que ayudarían a reducir las células cancerosas. Además, la estimulación de la mama a través de "caricias" hace que la mujer libere oxitocina, una hormona que también protege de la aparición de este tipo de cánceres.

10. Caries

Besar tiene muchos beneficios para la salud bucal, en principio porque la saliva es saludable. La saliva limpia y disminuye el nivel de ácido en la boca, que causa las caries, y previene así contra la placa dental. La saliva contiene un analgésico denominado opiorfina que alivia el dolor relacionado con la inflamación de las encías.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: Imujer.com

19 Octubre 2016

Si bien se trata de uno de los tipos de cáncer más comunes y conocidos, debido a la gran atención y publicidad que ha recibido en los últimos años, especialmente luego de haber afectado a celebridades como Angelina Jolie, el cáncer de mama sigue siendo un gran misterio para muchos.

Para algunas mujeres, incluyendo las latinas, la gran cantidad de información disponible sobre este cáncer en vez de educarlas lo que ha hecho es confundirlas. A esto se le une la avalancha de nuevos estudios científicos, medicinas y tratamientos para enfrentar la enfermedad. Ello sin contar con todos los cambios en las directrices sobre cuándo comenzar las pruebas anuales conocidas como mamogramas.

Por esta razón, para aclarar un poco el panorama –aprovechando que octubre es el Mes del Cáncer del Seno–, consultamos con la doctora Carmen E. Guerra, portavoz de la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), quien es profesora asociada en el Perelman School of Medicine del University of Pennsylvania.

¿Qué tan común es el cáncer de seno entre las latinas de EEUU?

El cáncer de seno es el cáncer que se diagnostica más comúnmente entre las mujeres hispanas. Aproximadamente 19,800 hispanas fueron diagnosticadas con cáncer de seno en EEUU en 2015 (una de cada 10).

El cáncer de seno es la causa principal de los fallecimientos por cáncer entre las hispanas de EEUU. Este mismo año se espera que ocurran aproximadamente 2,800 muertes por este cáncer entre las hispanas de todo el país.

En EEUU las hispanas tienen menos probabilidades de recibir un diagnóstico de cáncer de seno en una etapa temprana, comparadas a las mujeres que no son hispanas.

¿Son las latinas más propensas a desarrollar este tipo de cáncer que mujeres de otras razas?

Las hispanas son más propensas a desarrollar cáncer del seno que las mujeres asiáticas, pero menos propensas que las mujeres blancas y afroamericanas que no son hispanas.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo para las latinas?

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de cáncer del seno entre las latinas son ser mujer; el envejecimiento; ciertos genes hereditarios como BRCA1 y BRCA2; antecedentes familiares y personales de cáncer de seno; la raza y origen étnico.

También tener tejido mamario denso y ciertas afecciones benignas de los senos como “atipia”, por ejemplo “Hiperplasia ductal atípica” (atypical ductal hyperplasia, ADH) e “Hiperplasia lobulillar atípica” (atypical lobular hyperplasia, ALH).

Otros factores son el comienzo de la menstruación (períodos) antes de los 12 años, tener la menopausia después de los 55 años y haber estado expuesta a tratamiento con radiación en el pecho y dietilestilbestrol o DED (una forma sintética de la hormona femenina estrógeno).

También hay factores de riesgo relacionados con el estilo de vida como el consumo de bebidas alcohólicas, fumar, tener sobrepeso u obesidad; falta de actividad física, tener hijos después de los 30 años y haber tomado anticonceptivos orales para el control de la natalidad.

¿Son las mutaciones genéticas BRCA1 y BRCA2 comunes entre las hispanas?

Según el reporte del National Cancer Institute “Genetics of breast and gynecologic cancers-for health professionals”, entre las mujeres con cáncer del seno las hispanas tienen una prevalencia de la mutación genética BRCA1 del 4%, pero no hay datos sobre la BRCA2.

¿Si una mujer da positivo a estas mutaciones debe realizarse una doble mastectomía preventiva aunque no haya desarrollado cáncer aún, como el caso de Angelina Jolie?

Algunas mujeres con mutaciones del BRCA padecerán cáncer de seno siendo jóvenes y tendrán un riesgo muy alto de sufrir un segundo cáncer de seno. Una mastectomía profiláctica antes de que el cáncer aparezca podría añadir muchos años a sus vidas. No obstante, mientras la mayoría de las mujeres con mutaciones del BRCA padecen cáncer de seno, hay algunas que no. Estas mujeres no se beneficiarían de la cirugía, pero sí tendrían que lidiar con sus efectos secundarios. Se recomienda enfáticamente obtener segundas opiniones antes de que cualquier mujer decida someterse a esta cirugía.

¿Cuáles son los consejos generales para prevenir la aparición de esta enfermedad?

No existe una manera segura de prevenir el cáncer de seno, pero hay algunas medidas que todas las mujeres pueden tomar para ayudar a reducir el riesgo, o en caso de que el cáncer aparezca, favorecer las probabilidades de detectar la enfermedad en sus etapas iniciales cuando es más tratable.

Una dieta que sea rica en verduras, frutas, aves, pescado y productos lácteos bajos en grasa se ha relacionado con una reducción del riesgo para el cáncer de seno en algunos estudios.

Hay que realizar actividad física de forma constante. Para ayudar a reducir el riesgo, la ACS recomienda que los adultos hagan al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa (o una combinación de ambas), preferiblemente repartidos a través de la semana.

Reducir el sobrepeso corporal en la edad adulta, especialmente después de la menopausia, limitando las calorías y ejercitándose habitualmente.

También, limitar o eliminar el consumo de bebidas que contengan alcohol. La ACS recomienda que las mujeres no beban más de un trago por día.

Las que optan por amamantar a sus bebés al menos varios meses también pueden obtener un beneficio adicional y reducir el riesgo de cáncer.

Además, puede evitar el aumento en el riesgo si no usa terapia hormonal después de la menopausia.

La mejor defensa es encontrar el cáncer de seno en sus etapas iniciales cuando es pequeño, no se ha propagado y es más fácil de tratar. Esta detección temprana con la mamografía es la clave para sobrevivir.

Hay mucha confusión en cuanto a las directrices sobre la edad en que una mujer debe hacerse su primera mamografía. ¿Cuándo se recomienda este examen y cada cuánto debe repetirse?

La ACS recomienda que las mujeres de 40 a 44 años deben tener la opción de iniciar los exámenes de detección de cáncer del seno cada año con mamogramas si así lo desean. Las mujeres de 45 a 54 años deben someterse a una mamografía cada año. Las de 55 años y mayores deberán cambiar a un mamograma cada dos años o pueden optar por continuar con su examen de detección anualmente. Estos exámenes deben continuar mientras tanto la mujer se encuentre en buena salud y se espera que viva al menos 10 años más.

¿Qué diferencia hay entre una mamografía, un sonograma y un MRI para detectar este cáncer?

Las dos pruebas principales utilizadas para diagnosticar las afecciones del seno son el mamograma y la ecografía (ultrasonido). Las imágenes por resonancia magnética (MRI) se usan en algunos casos, por lo general junto con una de las otras dos pruebas.

La mamografia es el único examen recomendado a las mujeres que tienen un riesgo promedio de cáncer del seno. Para las mujeres con riesgo alto de desarrollarlo, por ejemplo mujeres con BRCA1 o BRCA2, un MRI es indicado.

Diferencia entre pruebas

Mamogramas (mamografías) son imágenes radiológicas del tejido del seno. Si una mujer se ha notado cambios o síntomas en el seno o si un mamograma de rutina para la detección ha encontrado un área que luce sospechosa, puede que necesite un mamograma diagnóstico. Durante ese examen se realizan radiografías (fotografías) adicionales del seno que se enfocan en el área que causa preocupación. Sin embargo, los mamogramas no son perfectos y por sí solos no pueden demostrar que alguna anormalidad se trate de cáncer. Se requiere extraer una muestra de tejido y observarla con un microscopio. Esto se conoce como biopsia. No es posible hacer un diagnóstico de cáncer de seno sin una biopsia.

Ecografía (ultrasonido) del seno usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una fotografía computarizada de la parte interna de la mama. Este estudio a veces se usa para analizar un área en específico que haya sido causa de inquietud tras el resultado de un examen físico o mamograma. La ecografía es útil para observar algunos cambios del seno, como aquellos que se pueden palpar pero que no se pueden ver en un mamograma. También es útil para identificar la diferencia entre quistes llenos de fluido y masas sólidas. Si alguna protuberancia resulta ser realmente un quiste, ésta es benigna (no es cáncer). Si éste es el caso, puede que su médico no tenga que colocar una aguja en la masa para extraer el líquido. La radiación no se usa para realizar este estudio.

Imágenes por resonancia magnética (MRI) a veces se utilizan para la detección de cáncer de seno en mujeres que se sabe pertenecen a un grupo de alto riesgo. Puede que también se usen para una observación más detallada del cáncer de seno una vez detectado y que no se vio en un mamograma. Un MRI puede mostrar si sus ganglios linfáticos –tejido del sistema inmunológico que están conectados por pequeños vasos o conductos– están agrandados, lo que puede ser un signo de que contienen cáncer. En ocasiones, el MRI se utiliza para ayudar a guiar la aguja de la biopsia en tumores que no se pueden ver en los mamogramas.

¿Están todas estas pruebas cubiertas por los seguros médicos?

La mamografía está cubierta por la mayoría los seguros. Para mujeres sin cobertura, hay un programa nacional que ofrece la mamografía gratis en cada estado de los EEUU llamado: “National Breast and Cervical Cancer Early Detection Program.” Este programa esta ofrecido por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. La cobertura del resto de los exámenes del seno depende del riesgo y los síntomas. Se aconseja que cada mujer hable con su doctor.

¿Si las mamografías u otra prueba dan resultados “inconclusos”, o los llamados “falsos positivos”, debe la mujer someterse a biopsias u otros procedimientos médicos invasivos y dolorosos?

La respuesta a esta pregunta es que cada caso es muy específico y no sería responsable que nosotros demos consejos médicos generales.

¿Cuándo se recomienda una cirugía, quimioterapia o radiación?

La respuesta es bien complicada y a veces las mujeres con cáncer del seno necesitan dos tipos o tres tipos de tratamiento. El tratamiento es específico para cada mujer y depende de varios factores incluyendo la edad, si tienen otros problemas médicos, el tipo de cáncer del seno, la etapa del cáncer y las preferencias de la mujer.

El paso más importante e inmediato que una mujer debe tomar al ser diagnosticada con cáncer del seno es ver a un especialista en oncología quien tiene bastante experiencia en el tratamiento de este tipo de cáncer..

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Imujer.com

 

 

12 Octubre 2016

Caricias, abrazos y ropa provocativa eran algunas de las formas en que Rosaura intentaba acercarse íntimamente a su pareja, Roberto.

Ambos estaban en sus veintitantos años, llevaban un año de relación y convivían. Sin embargo, la joven comenzó a notar que la pasión que experimentaron al inicio de la relación no era la misma.

 “Él siempre llegaba cansado a la casa y sin ánimo. Solía buscarlo íntimamente al acostarnos a dormir, pero al ver que no había ninguna respuesta de su parte dejé de buscarlo también”, afirmó Rosaura.

Son varias las razones por las cuales el hombre puede dejar de desear tener relaciones con su pareja. Dejando a un lado las razones patológicas (trastornos o disfunciones), la especialista en sexualidad humana, Ivelisse Cintrón, asegura que en su mayoría son emocionales las causas que los alejan.

Si bien en el caso de Rosaura, el arduo trabajo físico podría ser una razón por la que Roberto no quería tener intimidad con ella, son muchos los factores que pueden derivar en esa falta de deseo del hombre.

Cintrón destaca que cada pareja es individual, sin embargo para los hombres el aspecto visual es muy importante, por lo que para ellos cuenta mucho cómo se ve su pareja.

“El hombre es mucho más visual que la mujer. En muchas ocasiones, cuando la mujer se convierte en mamá, no se arregla como se arreglaba antes, porque tiene un rol que le consume la mayoría del tiempo. Así que hay muchas ocasiones que el hombre deja de ser seducido visualmente por su pareja, porque ella se está dedicando más a ser mamá. Si al hombre no le apela el sentido del gusto va a rechazar ese acercamiento de la mujer”, destacó la experta.

La infidelidad puede ser también una de las principales razones por la que un hombre no desea estar íntimamente con su pareja. Y el asunto es que aunque esa otra relación comience como algo meramente físico irá desarrollando un vínculo emocional con esa otra persona.

 “Cuando eso pasa se comienza por el sexo, pero aunque el hombre no lo acepte es muy emocional también. Obviamente, por la trascendencia del machismo no lo demuestran, pero una vez comienza la sexualidad con otra mujer, que pueda suplirle la parte emocional también, se va a desligar completamente de la sexualidad en su casa con su pareja”, indicó.

¿Qué se puede hacer?

Cintrón fue muy enfática en que la mujer debe siempre mantenerse sensual y erótica para que la pareja siga funcionando en el aspecto sexual. Sin embargo, la experta reconoce que el rechazo constante puede provocar que la mujer tampoco quiera buscar más al hombre por miedo a recibir nuevamente un no, como le ocurría a Rosaura.

Aunque no niega que culturalmente sigue muy arraigado el que el hombre sea el que toma la iniciativa para los encuentros íntimos, la mujer también tiene que usar sus técnicas para que eso ocurra.

“No podemos olvidarnos de que por ser mujer pude ser mamá. Tenemos que saber dividir el tiempo para complacer a ambas partes, porque no podemos olvidarnos de ser pareja. La mujer siempre debe conseguir el tiempo porque sí lo hay. Saber dividir entre seguir siendo el ente erótico, el ente sensual, seguir usando las batitas eróticas.

 “Arreglarse sin que la pareja lo espere. Tener una cena y estar bien arregladita, perfumadita. Eso enciende la llama de la relación, rompe la costumbre y la tradición, además de que nos saca de la rutina”, explicó.

La sexóloga también recomendó que cuando la mujer quiere tener la relación sexual debe ir al grano, ser directa. Si va a acariciar a su pareja que no sea una caricia tierna, sino que más directa para que el hombre entienda sus intenciones.

La comunicación entre la pareja es otro factor de suma importancia. “La comunicación es el 99% de la relación de pareja, porque si mi hombre quiere que me siga manteniendo arreglada y erótica, obviamente tenemos que dividirnos los quehaceres del hogar y fuera del hogar. Si él me ayuda en mi casa, o yo lo educo a que él me ayude en mi casa, me va a sobrar más tiempo para dedicarme a él”, afirmó.

Una situación positiva que Cintrón está viendo en su práctica es que hay más interés por parte de los hombres en salvar sus relaciones y familias.

“En estos últimos años creo que el hombre ha reconocido que la calle no está bien y, obviamente, las enfermedades de transmisión sexual han ido en aumento. Así que quitan el machismo que traen arraigado por tradiciones, religiones, y si se quedan en su casa intentando salvar esa relación.

“Probablemente también tienen hijos a quienes se les quiere dar el ejemplo. La mujer tampoco ha sido mala, sino que ha dejado ir un poco su naturaleza y deciden dar una oportunidad”, expresó.

Cintrón afirma que, incluso, si se mantiene encendida la pasión, ni siquiera la crisis de mediana edad, que le da a los hombres entre los 50 y 56 años, afectaría la relación, pues encontrarán en su casa lo que pueden buscar.

¿Y si es gay?

Esa es otra posibilidad que hay que considerar entre las razones por las que el hombre no quiere tener sexo con su pareja. Cintrón indica que las presiones sociales hacen que hombres homosexuales se involucren en una relación heterosexual, pues es lo que la familia espera de él.

 “Es un tema bien importante y le pasa a hombres y a mujeres. En el transcurso del tiempo siempre han sabido que son gay. En este caso, el latino siempre piensa ‘lo que van a decir de mí’, ‘tengo que complacer a mi familia’ y en muchas ocasiones no entran solamente en una relación sexual, sino  en relaciones y hasta tienen hijos. Lo hacen para complacer a la sociedad. Cuando se dan cuenta que ya satisficieron a su familia, comienzan a adquirir las diferentes posturas para que su pareja se dé cuenta de que es gay”, afirmó la sexóloga.

No obstante, Cintrón establece que el homosexual siempre da indicios de su preferencia, sin embargo, la mayoría de las veces la otra parte no se da cuenta por lo enamorada que está.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Imujer.com

10 Octubre 2016

Es hora, señores, de dejar de preocuparse por el tamaño de su pene y más bien empezar a ponerle cuidado a la forma cómo lo usan, teniendo en cuenta la opinión de las mujeres.

Si bien para ustedes es el máximo símbolo de su poder de machos, lo cierto es que nosotras, por lo general, no logramos entender por qué ese apéndice les significa tanto.

La verdad, más que dedicarse a la contemplación de su querido amigo, deberían conocer a fondo los terrenos anatómicos femeninos en los que lo ponen en acción. Y lo digo porque ocho de cada diez mujeres afirman no percatarse de sus dimensiones cuando sus dueños se muestran entendidos en el cómo y en dónde estimular.

Por el contrario, muchas hemos sido testigos de buenos equipamientos (en términos de tamaño) con desempeños decepcionantes.

Otra petición que les hacemos es que entiendan que las curvas peneanas no están ahí por capricho de la naturaleza, sino para cumplir tareas muy nobles que se relacionan con el acople anatómico durante el aquello.

Por ejemplo, la pequeña curvatura hacia arriba permite hacer presión en la parte anterior de la vagina, donde se encuentra una zona erógena clásica que, si quieren, pueden llamar punto G y que, además, no está más allá de 5 centímetros, por lo que un instrumento corto puede ser muy eficiente.

No sobra también contarles que no pocas mujeres prefieren que este preciado apéndice sea más generoso en diámetro que en longitud.

Saben que las paredes vaginales anteriores están ricamente dotadas de terminaciones nerviosas que, al ser estimuladas por el roce con una estructura amplia, garantizan goce.

Y como en gustos no hay límites, a muchas mujeres les favorece una cabeza prominente (del pene, aclaro), porque al hincharse el glande durante la erección favorece con su asimetría el estímulo de ciertas zonas interiores que resultan placenteras.

Así que a sacarle provecho a lo que tienen y no olviden que si de longitud se trata, con solo 7.6 centímetros nos pueden ayudar a tener orgasmos de los de verdad.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Imujer.com

 

 

28 Septiembre 2016

¿Duermes siempre con tu pareja? Tal vez quieras empezar a hacerlo más seguido después de conocer todos los beneficios que puede traer a tu vida.

El portal de la revista Glamour compartió una lista de razones por las que todas las parejas deberían comenzar a tener este hábito. Después de conocerlos, querrás despertar siempre a su lado:

1. Mejor humor: Se elevan los niveles de oxitocina, aumentando la felicidad y disminuyendo las probabilidades de enfermedades cardíacas.

2. Fortalece la relación: Si duermen juntos, y mejor aún, abrazados, estarán estableciendo una conexión más profunda. Esta costumbre ayuda a que una relación sea más estable y duradera.

3. Se conocen: Pasar la noche entera juntos te revelará cosas sobre él que tal vez no habías notado al principio y que deberías tomar en cuenta antes de decidir mudarse juntos, si es que todavía no la han hecho.

4. Menos estrés: Un estudio del Sleep Medicine Institute concluyó que las parejas que duermen juntas presentan menores niveles de cortisol, hormona que produce estrés y ansiedad.

5. ¡Más sexo!: Otro beneficio muy importante es que aumentan las posibilidades de tener relaciones sexuales, pues podrán tener una sesión hot antes de ir a dormir, al despertar, o ¡en todas las anteriores!

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

Tos

Tos

Estamos almorzando en la hermosa casona cruceña de antaño de mi suegro don Hugo Sosa...

Masiva movilización respalda a Revilla y…

Masiva movilización respalda a Revilla y emociona a Maricruz hasta las lágrimas

Una masiva movilización realizada este martes dio su respaldo al alcalde de La Paz, Luis...

Sucre: abandonan a recién nacida en hosp…

Sucre: abandonan a recién nacida en hospital

Una bebé fue abandonada la tarde de ayer, lunes, en el Gíneco-Obstétrico Dr. Jaime Sánchez...